Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Pescado fresco y el pastel de cabracho

El Consumo de Pescado Fresco

El consumo de pescado fresco es fundamental para mantener una alimentación saludable y equilibrada. Encontrar productos frescos y de calidad es clave para asegurar que obtenemos todos los beneficios nutricionales que el pescado nos ofrece. Afortunadamente, en los mercados municipales podemos encontrar una amplia variedad de pescados frescos y de origen nacional.

Los mercados municipales son lugares tradicionales donde los pescadores locales y distribuidores ofrecen una gran variedad de productos marinos. Estos mercados se caracterizan por contar con puestos especializados en pescadería, donde se exhiben productos frescos y se ofrecen recomendaciones y consejos por parte de los expertos. Al comprar pescado en los mercados municipales, tenemos la seguridad de adquirir productos frescos que cumplen con los estándares de calidad y que han sido capturados de manera sostenible.

El consumo de pescado fresco aporta una amplia gama de nutrientes esenciales para nuestra salud, como proteínas de alta calidad, ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales. Estos nutrientes son fundamentales para el desarrollo y funcionamiento del cerebro, el corazón, el sistema inmunológico y otros sistemas vitales de nuestro cuerpo. Además, el pescado es una fuente de proteínas magras, baja en grasas saturadas y rica en ácidos grasos saludables, lo que lo convierte en una opción saludable para mantener una dieta equilibrada.

Receta del Pastel de Cabracho

El pastel de cabracho es un plato tradicional y delicioso que destaca por su sabor único y suavidad. Esta receta es originaria de la región de Cantabria, en el norte de España, y se ha convertido en una opción muy popular en todo el país.

Para preparar el pastel de cabracho, necesitarás los siguientes ingredientes: cabracho fresco (o en su defecto, cualquier pescado de carne firme y sabrosa), pan de molde, huevos, nata líquida, tomate frito, cebolla, ajo, perejil, sal y pimienta.

El primer paso es cocer el pescado en agua con sal hasta que esté bien cocido. Luego, se retiran las espinas y la piel, desmenuzando la carne en un recipiente aparte. Mientras tanto, se saltea la cebolla y el ajo picados en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que estén tiernos.

En otro recipiente, se mezclan los huevos batidos, la nata líquida, el tomate frito, el perejil picado, la sal y la pimienta al gusto. Se añade el pescado desmenuzado y la cebolla salteada a esta mezcla, removiendo suavemente para combinar todos los ingredientes.

A continuación, se prepara un molde apto para horno forrando su base con pan de molde y vertiendo la mezcla del pastel de cabracho. Se cocina en el horno precalentado a temperatura media durante aproximadamente 30-40 minutos, o hasta que el pastel esté firme y dorado en la parte superior.

El pastel de cabracho se puede servir caliente o frío, acompañado de una ensalada fresca y un buen pan. Es un plato versátil que se puede disfrutar como entrante, plato principal o incluso en ocasiones especiales.

En nuestro mercado encontrarás las mejores pescaderías de Madrid: